Ecos de la Lectio Divina

Ecos de la Lectio Divina

FE/INCREDULIDAD

Jesús no fue aceptado ni creído por los suyos y esta incredulidad le impidió hacer milagros. En el fondo, lo que subyace en esta incredulidad es la imagen que tenemos de Dios. Nos parece que no puede ser alguien sencillo, comprometido con la tarea cotidiana y normal; no puede estar entre las personas trabajando, comiendo, caminando… Quizá los judíos de su tiempo habrían creído en él si se hubiera presentado como un hombre extraño, desconectado de su tiempo, encapuchado… La obra de Jesús en nuestra vida está limitada por nuestra …
Ecos de la Lectio Divina

«TALITA, CUMI»

Estamos ante situaciones desesperadas (Mc 5,21-43): un padre a quien se le está muriendo su hija y una mujer gravemente enferma con flujos de sangre. En ambos casos, hay una curación milagrosa, fruto de una confianza asombrosa en el poder de Jesús que es capaz de superar los límites de todo ser humano porque son, casi siempre, subjetivos y no reales. La fe desarrolla una fuerza e imaginación insospechadas e inimaginables capaz de poner al ser humano en marcha, capaz de desarrollar sus potencialidades. La vida no es una serie …
Ecos de la Lectio Divina

¿NO TE IMPORTA QUE PEREZCAMOS?

El evangelio de hoy (Mc 4, 35-41) nos presenta una gran tormenta que causa miedo a los discípulos de Jesús. Mientras, él duerme tranquilamente en popa. Pero no es una historia sobre el miedo, sino sobre cómo gestionamos nuestra vida. Llama mucho la atención Jesús: duerme una siesta en medio de un fuerte peligro. ¿Cómo puede uno dormir en una circunstancia así? Porque Jesús tenía fe: confianza radical en el Padre. Él sabe que la obra de Dios se realiza pase lo que pase, pero contando con su colaboración. Por …
Ecos de la Lectio Divina

UNA SEMILLA…

Hoy se nos habla del reino de los cielos (Mc 4,26-34). ¿El reino de los cielos es como una semilla que se echa a la tierra o como un grano de mostaza? ¿Cómo entender el mensaje? Lo pequeño lleva en sí una gran vitalidad y puede convertirse en algo muy grande. Todos llevamos plantados una pequeña semilla desde que nacemos: la imagen de Dios; y va creciendo espectacularmente. Pero, ¿crece sola? ¿Cómo ayudar al crecimiento? ¿Podemos hacer algo? Generalmente, se malentiende la parábola de la semilla plantada que crece sin …
Ecos de la Lectio Divina

SEGUIDORES DE JESÚS EN UNIDAD

Este evangelio (Mc 3,20-35) es bastante incómodo. ¡Pobre, Jesús! Para su familia, estaba loco. Para los maestros de la Ley, poseído por el espíritu del Mal. Y, finalmente, tiene que ignorar la petición de su propia familia. Pero él sigue adelante y se reúne con su grupo de amigos con quienes comparte su misión. Jesús aquí relativiza todas las normas y costumbres. Lo único importante es seguirle. Y eso no es cuestión de ubicación física o de lazos de sangre, sino de compartir una vida, la misma vida que él …
Ecos de la Lectio Divina

EXPRESAMOS NUESTRA FE

Jesús no quiere irse del lado de sus amigos. No quiere que su muerte pueda romper la comunión con él. Quiere dejarles muy claro que no quedan solos. Por eso, les invita y nos invita a comer su cuerpo y beber su sangre. Se trata de compartir una misión; lo que implica que hay una comunión de vida. Pero no podemos olvidar que comulgamos con un cuerpo entregado y una sangre derramada por todos. Es decir, en la eucaristía hay algo más que la presencia de Jesús; es un presencia …
Ecos de la Lectio Divina

LLAMADOS A LA UNIDAD

En el texto de hoy (Mt 28,16-20), hay muy poco de teología. Solo hay once discípulos de Jesús en una ciudad, Galilea, y hombres normales, pero que, de repente, reciben una visita de Jesús que había muerto y resucitado. Y el Señor les invita, y nos invita hoy, ahora, a una nueva vida con una gran misión: ir al mundo entero con el poder del Misterio trinitario: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Misterio que sirve de ancla a nuestra esperanza porque nos dice a cada uno: Dios …
Ecos de la Lectio Divina

¡¡¡VEN!!!

Hoy llega el Espíritu Santo para visitar a los apóstoles. Para ellos, no era un desconocido. Le habían visto en acción en la vida de Jesús e incluso ellos habían experimentado algo de su poder. Pentecostés es el misterio de nuestra nueva creación. Lo que se perdió por el pecado se recupera ahora, pero de una manera nueva y mayor que ya no se puede jamás perder. No se concibe un cristiano sin Espíritu Santo. Es el mayor don de Cristo resucitado que produce nuestra santificación. Ya no nos quedamos …
Ecos de la Lectio Divina

«Id al mundo entero…».

Jesús se despide de sus amigos y les propone una misión: «Id al mundo entero y proclamad el evangelio» (Mc 16,15). ¿Qué les pareció este encargo a los discípulos? El texto no nos dice nada; pero, probablemente, no les cayó muy bien. Es una misión fuerte y, ante este tipo de mandatos, lo normal es huir, rebelarse, desobedecer. Es lo que nos pasa también a nosotros cuando nos enfrentamos a algo que nos supera. Ellos tuvieron que vencer dos grandes pruebas y tentaciones: el miedo y la comodidad. Y salir …
Ecos de la Lectio Divina

«AMAOS…»

Jesús se está despidiendo de sus discípulos y les dice que les quiere, pero que tiene que dejarles. Les conoce muy bien: a veces, se pelean, discuten, compiten por los mejores puestos… Y él sabe que, si se dejan de amar, nadie les podrá reconocer como seguidores suyos. Entonces les lanza un mandamiento: «Amaos unos a otros como yo os he amado». Y ¿cómo les amó Jesús? Como él se sintió amado por el Padre. Nos impresiona la profundidad que debe haber tenido este amor que apenas podemos sondear: amor …
Ecos de la Lectio Divina

CAMINANDO HACIA NUESTRA PLENITUD

Jesús sabe muy bien que sus discípulos son poco constantes y miedosos. Y les insiste en el permanecer en unión con él. En nuestro bautismo, todos somos incorporados a Cristo, pero hemos de desarrollar esta gracia para producir frutos abundantes porque la cantidad y la calidad dependen de nosotros. Por tanto, todo cristiano debe tener este anhelo por crecer y dar fruto. Parece que el más interesado es el Padre. Nosotros, por comodidad, nos contentamos con poco, con ir tirando, con algún pequeño cambio en nuestra vida. pero el Padre …
Ecos de la Lectio Divina

«YO SOY EL BUEN PASTOR»

«Yo soy el buen Pastor»: Jesús afirma su identidad frente a sus predecesores, ladrones y salteadores, y se presenta como el que cuida de las ovejas. Este cuidado amoroso se debe al conocimiento mutuo que existe frente al pastor y las ovejas; conocimiento en el sentido de comunión y de intimidad. Y el amor de Jesús le lleva más que a dar su vida por sus ovejas, a dar la vida a sus ovejas. Esa vida llena de plenitud y alegría. Y no teme al lobo. Pero, ¿quién es el …
Arriba